secreto de la rutina perfecta parte 2

Hola!

En el post pasado les conté acerca de la razón por la que algunos productos, aunque sean estupendos, funcionan en la piel de otras personas pero en la nuestra no. Se los recomiendo muchísimo, sino lo han leído, corran a leerlo 👀.


Y como continuación, después de realizar los pasos que les dejé en el ya mencionado, quiero contarles más acerca de la clasificación de los tipos de piel, ya que gracias a estas clasificaciones podemos encontrar los productos precisos que necesitamos. Después de realizar los pasos para conocer tu piel, podrás encontrar la descripción precisa para ti.

Así que te los dejaré aquí,


piel normal

La piel normal es casi utópica, se dice que solo los niños tienen este tipo de piel.

Su color es uniforme, muy suave, lisa. No tiene manchas,ni brillo grasiento, tiene poros poco visibles. Presenta una buena tolerancia a los jabones y a los cambios de temperatura.

En realidad, ¿que más podrían pedir, un yate?


piel grasa

La piel grasa es muy común en pieles latinas y se caracteriza por tener poros muy visibles, por lo tanto es suceptible a espinillas y puntos negros. Suele estar brillosa pero hidratada, es irregular y gruesa al tacto, pero como buena noticia es más propensa a envejecer lentamente.

Lo que podemos usar para regularla son productos que limpien los poros, ayuden a la textura de la piel. Este tipo de piel produce grasa para mantener la hidratación, por lo que al deshidratarse va a producir más. No olvides tu hidratante!


piel grasa deshidratada

Si, la piel grasa puede estar deshidratada, lo notarás si tu piel está áspera y escamosa, los poros son muy visibles y generalmente en el centro del rostro. Por lo que lees, podrías confundirla con la piel mixta. Pero no es así, esta piel sigue viendose brillosa pero opaca, no como la piel seca que es mate.

Como te comenté, lo mejor para estas pieles es mantenerla hidratada, la producción de grasa se irá regulando conforme la hidratación de la piel sea constante, limpiar los poros y cuidar la textura también son factores que cuidar.


piel seca

La piel seca se caracteriza por ser gruesa, áspera y rugosa al tacto, con una descamación anormal. Es muy común que si tienes este tipo de piel tengas algo llamado prurito, esto es una irritación que provoca comezón y si tienes dermatitis o si ya te pasaron los años es común que tengas piel seca. Además es más propensa al envejecimiento prematuro, resiste muy mal los cambios climáticos y toleran mal los jabones.

Este tipo de piel puede estar seca debido a falta de grasita o de agua.



piel seca alipídica

Si le falta grasita tu piel tendrá color blanco rosado, espesor fino, aspecto mate, poros muy poco notorios. Para este tipo de piel te recomiendo no usar productos astringentes ni productos que aporten maticidad a la piel, hay que cuidarla más del envejecimiento prematuro y usar antioxidantes, ya que es sensible a agentes externos.



Piel seca deshidratada

Si lo que le falta es agua será áspera al tacto, con espesor fino, aspecto mate, sin brillo y se descama fácilmente. También es muy sensible y se irrita con facilidad.

Con este tipo de piel te recomiendo mucho usar productos humectantes y cuidarla del envejecimiento prematuro, ya que tiene gran tendencia a las arrugas, Además de productos limpiadores de poros, este tipo de piel suele tener poros que se infectan fácilmente.


PIEL SENSIBLE



Este tipo de piel no logra tolerar lo que una piel normal toleraría, sufre sensaciones de incomodidad como calor, tirantez, enrojecimiento o prurito, y es frágil, clara y sujeta a rojeces difusas y/o enfermedades de la piel (acné, dermatitis atópica...).

La piel sensible no puede mantenerse protegida ya que no logra mantener su barrera. Trata de buscar antioxidantes o productos detox para pieles sensibles para mantener tu piel libre de factores externos que puedan afectarla.




PIEL MIXTA


La piel mixta es una combinación de dos tipos en la misma carita. Simplemente ten cuidado en que los productos que utilices sean para el tipo de piel que necesitas y de no aplicarlos en toda tu cara ya que pueden complicarte las áreas que no necesitaban ese producto. Te recomiendo aplicarlos por áreas.


Por último:


Recuerda que lo más importante es conocer bien tu piel, realiza los pasos que te dejé en la primera parte de este post para que puedas conocerla a la perfección, así sabrás que productos te dan los beneficios que buscas.

Espero que esta información te sea de mucha utilidad, nos leemos pronto 🙋‍♀️.